El dicho de no poner los huevos en la misma canasta aplica a las redes sociales. Desde hace algunas semanas venimos comentando la importancia de saber combinarlas en función a la naturaleza de tu negocio para tener más posibilidades.

Es que tenemos que tener claro que, una marca personal no se posiciona desde un solo lugar. La suma de las partes y de las acciones que hagas en las redes que estás trabajando, será el posicionamiento que tendrás.

Conocer en detalle para qué usar LinkedIn es fundamental. Para esta red social en específico, al ser del área de profesionales, emprendedores, empresas, reclutadores y/o trabajadores, requiere que manejes una conversación más formal.

Pero es una comunicación que debes construir desde tener un buen perfil (ya de esto hemos hablado y seguiremos profundizando en futuras notas). Lo más probable es que hoy tengas un perfil, pero seguramente no lo tienes ni completo ni optimizado para salir en las búsquedas que le interesan. Tener eso y no tener nada, es lo mismo.

Luego entender que debemos tener una presencia activa. Hay que publicar, enviar informaciones a los contactos y participar en las conversaciones que ocurren en la red. Es así como Linkedin ofrece su mayor rendimiento como potenciador de networking, permitiendo llegar a contactos que antes resultaban inaccesibles.

La mejor herramienta para interactuar es sin duda la generación de contenido de valor. Pero no hay que obsesionarse con esto tampoco, publicar en exceso puede resultar invasivo. Unas dos o tres inserciones por semana es lo adecuado para la mayoría.

Y ¿Cómo ocurre esa interacción en LinkedIn? Básicamente son 4 las formas de relacionarse:

• Con las actualizaciones. Publicaciones de poca extensión, se puede escribir un texto, insertar un enlace o subir una imagen, varias o un vídeo rápidamente.

• Con los artículos. Conocido popularmente como el blog (Linkedin Pulse) que está vinculada al perfil personal. En la medida en que publiques artículos ganarás visualizaciones y mejorará tu posicionamiento SEO del perfil dentro de la red.

• Con Slideshare. Cuando el 2012 Linkedin adquirió esta popular plataforma de presentaciones y la integró en su entorno muchos no entendieron la visión (me incluyo). Hay un acceso directo desde la sección de “Productos” de la barra superior de comandos y te permite difundir tus conceptos en modo presentación. LinkedIn ha hecho un esfuerzo importante para “premiar” a las personas que usan SlideShare.

• Vídeos nativos. Es una de las novedades, y son los vídeos que no van enlazados desde otra plataforma o los que subes directamente. Tienen una duración máxima de 10 minutos y son de alto valor para las audiencias de la red profesional más grande del mundo. Por otro lado, recientemente se ha introducido Linkedin Live, su respuesta para el vídeo en streaming.

Una recomendación más, al ser un portafolio las publicaciones deben seguir una línea de investigación o temas relacionados a tus objetivos de marca Desviarte de estos, impacta de una forma no positiva en tu MARCA PERSONAL.

Cuando entiendes y aplicas esta personalidad que aspira LinkedIn de sus usuarios, comienzan los resultados en proyección, promoción, ascender, emprender, crecer, ganar, sobresalir, diferenciarse, estudiar y superarse.

(Nota escrita para dbiz.today)

Ramón Chávez 

Comunicador Social

Director Corporativo de AIED